La donna creativa tiene in mano una pinza e un quarzo cristallino.